30 de mayo de 2007

rodar y rodar....


Lunes, bonito día para empezar la semana.
A las dos me doy cuenta de que no he comido y de que, además, tengo hambre. Me cambio en el trabajo y paro en Mercachona. Busco algo comestible online. Pastelito de Martínez al canto. Y botellín de aquarel, que se adapta a la mano. Hoy iré al Ribalta, para variar...hace un montón de sol y rodando sólo hay un chico vestido de beisbol. Un señor me tira el humo de un caliqueño. Voy dando vueltas y vueltas, bien cuesta abajo, peor cuesta arriba. subiendo a la pérgola pienso, en la siguiente paro. Bajando la plaza de toros me digo, venga, otra más. Y así pasan cuarentaycinco minutos, sigo hasta casa. Cincuenta minutos clavados. Ni idea de la distancia. Sobre los ocho kilómetros, supongo. Rehabilitación y piscina.
El martes no salgo por lo que entonces pensé que eran obligaciones ineludibles. Ahora no estoy tan segura. Así que sólo rehabilitación. Chus me coloca en una máquina nueva (llamar máquina a la jaula de las poleas es más q generoso).
Miércoles (hoy). A las dos me ocurre de nuevo. Un plátano y una manzana a las doce del mediodía me han dejado igual. Se me ha vuelto olvidar comer. Mercachona, Martínez y a la Ronda. Empiezo a trotar al llegar a la ronda falsa eso de ruta del colesterol no me gusta. Hoy llevo pulsómetro, espero hacerme la prueba de esfuerzo el mes que viene. Mientras tanto, sólo lo uso para controlar un poco, quiero acabar una hora. Termina la ronda, media vuelta...170ppm. Una barbaridad, pero el año pasado por estas fechas rondaba las 180. Sigo por el mercado del Lunes, Auditori,....¿Lidón?, sí, Lidón. Bajar hasta Maria Agustina...174ppm. Calle Mayor, Plaza de la Paz....llego a mi calle con una hora justa, terminando fuerte. Y alegre y feliz (y roja). Sesenta minutos, nuevemil quinientos sesenta metros. A seis dieciseis el mil. Y 172ppm
Despues rehabilitación y a las ocho...piscina.

2 comentarios:

Irene_2005 dijo...

Chiqueta, te estás poniendo como una moto! Yo soy incapaz de tener una continuidad...
Me ha llamado la atención lo de la prueba de esfuerzo, ya contarás. Yo hace siglos que quiero hacérmela pero nunca encuentro el momento.

depiedraenpiedra dijo...

si si...una motoneta... :P
Lo de la continuidad ahora me está siendo fácil porque por fin he encontrado una hora que me viene bien todos los días :)

Cuando me la haga, ya te contaré qué tal prueba de esfuerzo y en qué consiste, la verdad es que me da que me van a decir que me dedique al punto de cruz, pero bueno, por empezar con algo en la mano para la temporada que viene...