1 de julio de 2009

Vías y desvios. Burradas y desvaríos.

El domingo, bastante de mañana, fue el día de vuelta a la realidad. Efectivamente. Fin de las vacaciones. Bastante tuve con eso.

El lunes fue San Pedro, que normalmente, ni fu ni fa, ni blanco ni negro, pero esta vez, como es festivo es Castellón, Julia no trabajaba, así que quedamos para hacernos un Bartolito. Este año trabajo el día de la carrera, así que no puedo ir, qué lástima. Pero no por eso se me quitan las ganas de entrenarla. Y además, creo que debería hacer un semilargo antes del fin de semana, y si es posible, antes del miércoles. Bueno, por todo ello y porque siempre es más entretenido ir acompañada, vamos juntas. Dejamos el coche en el cross, y empezamos.

Trote. Ella habla algo de su fondo y yo intento respirar. Demasiada humedad en el ambiente y bastante calor. Son casi las seis de la tarde. De todas maneras vamos haciendo. Al llegar al restaurante del Desierto, abrimos la verja con cuidado y el señor asno que comía tranquilamente se coloca a nuestro lado, por algún intranquilizador motivo. Julia, anda. Y julia andaba y yo detrás mirado de reojo, y el burro detrás nuestra. Y su primo el caballo marrón se le une, y ya somos una fila de cuatro. Y más rápido íbamos nosotras, más rápido iban ellos. Hasta que pasamos el murete y eso creo que les pareció mucha cosa a nuestros perseguidores. Tal vez he visto demasiados videos de primera, pero yo creo que esos bichos muerden.


Tras las crestas del Bartolo (qué divertidas son), llegamos a las antenas trotando en hora cincuenta. Y para abajo. Para abajo ya tocaba charlar y parece que nos dormimos un poco más. Fuente y senda de las agujas. En ese momento se me ocurre que no tengo ni idea de cómo hacer que este recorrido sea circular. Ya nos apañaremos para volver al coche. Aunque nos desvíamos en un primer momento, pronto recuperamos la senda correcta, y al rato estamos ya bajando hacia Benicassim, con la piedra silbando sobre la tierra resbaladiza en una nueva estrategia mental que funciona más o menos.

Y una vez abajo, cinco perritos y un perro nos salen al paso ladrando alborotados. Con lo que me gustan los chuchos ¿y si huelo a gato? Tras los gritos del ama y las maldiciones de quien no era el ama, nos dejan en paz.
Y a todas estas, ni idea de por donde se vuelve al coche. ¡¡Migueeel!! Ni idea. Pero descubrimos dónde está en cementeriode Benicassim. Y atravesamos el pueblo y...vimos nuevos caminos con cemento, puentes, vías de tren...rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser Y finalmente, la carretera del desierto. Y el Neremóvil. Como el forerrunner sin compañero virtual volvió a colgarse del todo, esta vez en las agujas, no sé ni tiempo final, ni distancia. En todo caso fue un buen casi largo para dejarme a punto para la Nuria. Y que Julia va estupendamente.
El martes sigue la operación "conociendo Benicassim" y llego correctamente al parking de Voramar. Nos dirigimos Irene Veloz y yo a la vía verde de Oropesa, que vallada y todo tiene un montón de usuarios. Charlando (y trotando) avanzamos por ella. Nos cruzamos a Oscar y su bicicleta, andarines, corredores...y nosotras charla que te charla y corre que te corre. Túnel de ida, oscuridad absoluta. Y llegamos a Oropesa. Con la de cosas que había que hacer antes para llegar a este pueblo...Media vuelta y el túnel nos vuelve a parecer bastante entretenido, se me ocurre que es el lugar ideal para gastar bromitas a algún incauto. Rubens sale del túnel con su bicicleta y algunás manchas de más en en el maillot. 11 km y un poco, a menos de 6', aunque no mucho menos. Y yo pensaba que íbamos más rápido...mucho calor.

5 comentarios:

javi dijo...

Hola Nere

¿Has llegado con las pilas cargadas de las vacas o con ganas cargarte a alguién??? ;)

Estas rutas tienen su encanto; rodeadas de la naturaleza y los animalitos, os ha faltado algún mamut jejeje Los perritos (y perrotes) sueltos de las casitas me tienen harto; igual como el "No hace nada..."

Buen finde

Armando dijo...

Las crestas son divertidas....? El otro dia casi me "parto", y no de risa, en ellas.
El tunel será oscuro, pero es de un fresquito.....

Oscar dijo...

Pues yo pensaba, viendote tan montañera, que eras un poquito más rural. La próxima vez prueba a acariciarlos en lugar de salir corriendo.
En cuanto a los perros, no olvides que siempre muerden al que va el último, así que por si acaso ya sabes.
Con los paseos largos que llevas este año tienes que ir de maravilla.
Suerte y más ánimos.

Genín dijo...

jajajaja A mi nunca me ha mordido un burro de cuatro patas, de dos si...jajaja
Besitos y salud

depiedraenpiedra dijo...

pues ..había vuelto con las pilas cargadas...pero se me han descargado de un nuriazo... Lo de los perros...buff...me saca de quicio!

Hola Armando...bueno...divertidas, entretenidas..desde luego no te aburres en ellas. Ni en el túnel de la muerte4 tampoco. Fresquito es.

Hola Oscar...pues seguramente tienes razón, pero sigo pensando que muerden...

Ays, los burros de dos patas son peores que los de cuatro porque no se les ve venir jejejejeje

saludos chicos, gracias por la visita!