13 de agosto de 2009

Otros días de verano


El trail del Aneto lo terminé el día 2 de Agosto, que era un precioso domingo de Agosto. Después de ese domingo, vino un Lunes, y tras él un bonito Martes que precedió al subsiguiente Miércoles. Al día siguiente, ¡sorpresa! era jueves. Y cuando terminó, el Viernes ocupó su lugar. Y llegó el Sábado, que en mala hora dio paso al Domingo de tormenta. Y otra vez Lunes, lunes de tardes. Y otra vez martes, martes de tardes. Y ni un solo día de esos, ni uno solo, moví un sólo músculo que no fuera estrictamente necesario. Dolor en un tendón del pie derecho, regreso de la persistente molestia del isquio izquierdo.

El miércoles empezaba los descansos. Destino de las próximas 36 horas: Montesa. Cuando llegamos no había nadie, extraño para ser agosto, por muy miércoles que fuera. Patrikinder, Fer-rrato y la de las piedras. Paraíso de la escalada difrutona. Nos vamos a divertir. A pesar de no tener las reseñas de la zona. Confiaremos en nuestra memoria.
Calentando...Cara norte del Tormo Gros. L'Amic Joan Grau (IV). Más fácil, imposible. Encadeno que te encadenaré. Siguiente: Rosa (IV) o tal vez fue Rosa II (IV). Ya no me acuerdo, pero sé que poco a poco vamos entrando en materia, a pesar de que hace mucho que no escalo y más aún que no hago brazos en el gimnasio. Todo suma, o resta.
La chimenea (CBS - IV) es propicia para hacer experimentos, que si subo yo, que si subes tú y luego sube ella y luego estamos todos arriba para que la reunión sea de verdad una reunión. Y nos bajamos unos a otros y otros a unos y...demasiadas cosas. Arriba del todo no se está mal, lástima haberme abierto un agujero en el pantalón en un sitio tan poco adecuado mientras trepaba por la chimenea en oposición. Patry llega arriba y Fernando nos hace un amable reportaje desde abajo ¡¡hombre, no!!

Fin de la jornada escaladora, que da paso a la corredora. Después de NUEVE días sin ponerme las zapatillas ni para ver si aún me servían, toda yo era un mar de dudas. Y sin reloj. Y sin pantalones. Bueno, no importa, la élite se va a hacer sus cambios de ritmo y yo me encuentro de bruces con el GR ¡¡¿237?!! ¡pardiez!¿qué es eso?, cuya existencia desconocía por completo. El caso es que este reciendescubierto GR llega, por lo menos, desde donde estaba yo misma de pie, hasta Enguera. 6 kilómetros. Y yo, que iba sin reloj, sin rumbo y sin destino, de pronto tenía un camino que seguir. Y a ello me puse. Pista hacia arriba. Y hacia arriba...y hacia arriba...leches, a que esto va ser así todo el rato.... Pero emocionanda sigo subiendo y subiendo aquella interminable y ascendente pista, hasta que , como no, reaparece el persistente y me toca parar y estirar. Por allá atrás distingo a Patry y Fer. Más me vale llegar antes que ellos al coche, llevo yo las llaves. Por fin empieza a bajar la pista, que pasa a estar cerrada entre pinos, sombreada. Y cuando me da la sensación de que ya esta bien, teniendo Enguera a un tiro de piedra, me doy la vuelta y comienzo a subir lo bajado y viceversa. Y al llegar al coche resulta que he estado más de lo que pensaba dando vueltas y allí están Patry y Fernando esperando a que me dignara a aparecer. Hora y un poco. ¿Y lo bien que me he sentido?

Ni hecho a propósito, esa noche es noche de perseidas. El cielo estará precioso. Lástima que haya tanta luna.

El Jueves por la mañana nos despertamos casi temprano, y tras el desayuno y los cafés o cortados, vamos, valientes, a atacar nuestro segundo día de escaladas. Ale Gullée (V) aunque el grado no lo supe hasta hace un momento. Me costó. La verdad es que hubo un paso que me costó un poco, por inseguridad tal vez. Pero lo importante es que la encadené y que disfruté como hacía tiempo que no. Los placeres de las descargas de adrenalina. Los placeres de la deportiva.
Aprovechando la reunión montada, probamos Sola(V), que borda Patry a la primera, y a la segunda, que hace Fernando después y que a mi, tras el chasco inicial, me cuesta lo justo.

Free climbing (IV extraplomado) es la vía de Patry.

Para finiquitar la mañana me da por volver a la vía del castañazo de hace un par de años (Pic Pic V+). Esta vez no hubo ni castañazo, ni encadenamiento. Me bajé de la pared dejando mi autoestima y mi amor propio colgados en un maillón a la cuarta chapa. Hoy no pudo ser. Habrá sido el calor. O los dedos doloridos a estas alturas. Los de las manos. O los de los pies. Habrá sido lo que habrá sido.

Montesa, espérame despierta..que cuando menos te lo esperes, aparecemos de nuevo.

6 comentarios:

ojse dijo...

Estando en Valencia, la culpa SIEMPRE es de la humedad ;p

Gracias por filtrar lo del GR, lo estudiaremos estos días.

Y mejora ese tendón...

patry dijo...

Espero volver pronto por allí! y que terminemos esas vias que tenemos pendientes...
Y colgaremos a Fer como un chorizo, y lo subiremos por la chimenea :P

lola dijo...

He visto las fotos, y me ha dado vértigo. Ahora me dirás que no las mire.
Besitos!

Genín dijo...

Es curioso, por primera vez, hoy me he sentido como un intruso en tu blog...
Que raro...
Besos y salud

Ferrato dijo...

Lo tenemos al ladito. Esto no se puede quedar así, hay que recuperar el maillón. ;)

Y "chú", araña-piraña, como un chorizo? Casi que ya subo yo... :P

depiedraenpiedra dijo...

La humedad, el calor...jejje...el clima mediterraneo. Estudiate el GR ese y ya contarás. Es circular y se llama "macizo del Caroig".

Volveremos. Y lo colgaremos.

Pero si están tomadas de cerca...jejejej

Qué lástima Genín, debe ser porque estas entradas de escaladas siempre me quedan demasiado técnicas o raras...lo remediaré.

El maillón...debe estar ya colgado de otro arnés :( pero volveremos igual, antes de lo previsto

un beso chicos, gracias por la visita