12 de septiembre de 2010

Qué es eso: Eso es queso.

Septiembre siempre me ha parecido un buen mes para empezar cosas. De hecho, la primera cosa que decidí en la vida la decidí en Septiembre, y fue sacar la cabeza a este mundo -a veces- estupendo.
Y también era Septiembre cuando empecé una vida nueva a unos 2274 (dosmil doscientos setenta y cuatro) kilómetros de mi casa.
Y ahora vuelve a ser Septiembre, así que es momento de empezar un curso, una colección por fascículos de Planeta de Agostini y un plan de entrenamiento.
También ha sido el momento de cambiar de piscina, así que he abandonado la provincial y me he comprado un estupendo bono de diez baños para las municipales: bonitas a la par de baratas.
Septiembre siempre trae cosas buenas, la luz es diferente y los días más cortos.
El problema es que Septiembre sólo dura un mes. Y hay que aprovecharlo.

Tras unos cuantos días de desorientación deportiva, un lunes de estos quedé con Paco para comenzar de nuevo a explorar la sierra de Espadán. Salimos desde Almedíjar hacia la carbonera (que no la Carbonero, lo siento Paco) y desde allí anduvimos o trotamos por el barranco de Almanzor. Nos las prometíamos felices hasta que de pronto había que subir a Cerro Gordo y resultaba que las aliagas y los pinchos de diversa índole se habían apropiado absolutamente del camino. Así que la travesía fue una sucesión de ayes cuyo resultado fue el de los dos intrépidos con las piernas como salidas de una peli de Mel Gibson. Afortunadamente creo recordar que finalmente mejoró el camino, aunque por la pista de la Íbola yo sentía las piernas como prestadas, blanditas, vacías, qué sé yo...
Con lo que lo mejor fue llegar, buscar un bar, tomarnos unas claras y buscar la quesería. El paraíso, oiga. El queso Peña Blanca me ha llegado al alma. Y la mermelada de tomate también. Y el membrillo....ays.
Quince kilómetros, ¿tres horas y media? Paco, deberíamos entrenar más.

Unos días más tarde recomenzamos una nueva temporada escaladora en Racó de Farol. Me quedé dormida, así que al Rubio le tocó despertarme, pero bueno, en poco tiempo ya estaba en el lugar de salida. Y subimos a Racó, y nos ponemos a ello. Primero él, suelto y estupendo, y luego yo. Y teniendo en cuenta que es una vía que, a pesar de no tener grado alguno (IV+), a mi históricamente siempre me ha costado horrores encadenar, pues el resultado no fue tan malo. La lastima es que me sigue doliendo el dedo gordo del pie.

Y el sábado me surgió un día inesperado de vacaciones, así que aproveché para apuntarme a una carrerita de la que siempre me habían hablado muy bien: la volta de muntanya de Catí. Para no abandonar esto de los asuntos queseros.
Una vez hube averiguado cómo se llegaba al pueblo, el proceso fue el de siempre: llegar, aparcar, coger el dorsal, calentar brevemente, saludar más brevemente aún y echar a correr. Y no sé qué contar del recorrido, aparte de que me encantó.
La primera subida era algo dura, pero al estar tan al principio e ir aún todos tan juntos, lo único que se podía hacer era seguir la rueda del de delante y que este nos llevara hasta arriba. Una vez ahí, era otro cantar: nos anunciaban bajada técnica y además cada uno podía, dentro de cierto orden, bajar por donde le parecía más oportuno.
La siguiente subida era la reina, trescientos metros en dos kilómetros en una subida directa en la que si a una se le ocurría darse la vuelta a contemplar, como fue el caso, corría el riesgo de quedarse embelasada con el paisaje.
Desde allá arriba hasta abajo podíamos trotar, saltar y tener cuidado, todo a la vez. A ratos se complicaba y a ratos se convertía en una preciosa senda tapizada de hojas. Luego llegó el barranco y las piedras, con lo que no me quedó más remedio que bajar un poquito el ritmo, por eso que comentaba del dolor en el dedo y los golpes repetitivos en él. Una lástima porque perdí un tiempo que no iba a poder recuperar en la siguiente subida.
Antes de empezarla encontramos el cartel "benvinguts a l'infern". Vaya moral.
Realmente aquella subida era corta pero infernal, y allí tuve un pequeño momento de tristeza física.
Pero pronto estábamos en una pista tan ancha, tan cómoda, que desembocó en una carretera aún más ancha y aún más cómoda que nos llevó finalmente a la meta. Ventiún kilómetros, tres horas dieciseis minutos.

14 comentarios:

Genín dijo...

No conocía la canción y me ha extrañado, de todas maneras no vale mucho...jajaja
Los quesos están de muerte...
Es mi vicio...
Feliz semana!
Besitos y salud

Tinyo dijo...

Buena descripción del recorrido de Catí Nere. Yo no hice ese ejercicio de mirar hacia atrás en la subida al Tossal de la Nevera porque me daba miedo que me entrase el vértigo así que imagino las vistas pero no puedo opinar. Del infierno poco que de ir, el año pasado ya nos tocó transitar por él y, con todo, me pareció más duro este año. Enhorabuena... por la carrera y por el atracón de quesos y manjares diversos

Txopo dijo...

15 km = tres horas y media...pufff, a veces leerte me anima, hasta mi flotador y yo lo hariamos mas rapido...

:-p

COLLA KIN KOLOKÓ dijo...

Estoy completamente de acuerdo, Septiembre (por cierto muchas felicidades) es un mes de empezar a hacer cosas (nuevas o no), de empezar a replantearte cuestiones, y a mi personalmente me está pasando lo mismo. De momento he empezado los entrenamientos para la Maratón de Castellón (ya veremos si llego o no, ya que me gustan más las carreras de montaña). En el aspecto personal este año particularmente para mi ha sido un desastre así que me parece bien que Septiembre sea un mes para hacer un punto y aparte. Creo que tu post ha sido que ni pintado. PD también me encantan los quesos. DANI

Ferrato dijo...

Hay pelis y pelis de Mel Gibson... Mientras no terminarais como La Pasión....

Y de la canción.... creo que Mecano se equivocó y quería decir el 17... jejeje. :P

Adrián dijo...

Septiembre es un buen mes para cumplir años,sip!! :P

MANOLI CXM dijo...

FELICIDADES!!!!!!!

Es una canción triste, la Ana, un tanto empalagosa,-como la mermelada de tomate- me encanta, pero, cuando la escucho me dan unas ganas de llorar... así que no suelo escucharla mucho.
Cosas muy dulces con un sabor amargo.
Me gusta esta, pero me recuerda a todos mis ex- y ME CUEsTA TANTO...y eso que siempre fui yo. Uff

http://www.youtube.com/watch?v=7IguUFc7af4

Este septiembre para mi tiene momentos muy dulces, pero me he dejado a mi hijo en Valencia y voy a pasar el curso en Ademuz. Aquí estoy entre salidas al monte vueltas al tarro.
Me hubiese encantado hacer Cati, pero los de Alesnou tenía volta a peu,..
Tironcitos de orejas.
Tengo pendiente también una con quesos, ya la escribo.
Happy birthday !!!!

Oscar dijo...

Hola compi:
Muchas felicidades por tu nueva existencia inminente. Suena pero que muy bien.
Parece chulo el recorrido de Catí. No la he hecho nunca.
Lo próximo parece que va a ser Javalambre, a ver si me desquito de molestias y a disfrutar, sólo a disfrutar.
Un abrazo y que tengas un día estupendo.

Genín dijo...

¡FELIZ CUMPLE PRECIOSA!
Besitos y salud

Pepe del Montgó dijo...

Un pajarito desde Las Palmas me ha dicho que hoy cumples años. Pues que se repita esto muchas veces, que digo, muchísimas.

xufero66 dijo...

No aprendo nunca, pero al final siempre vale la pena no ?, la Sara sin aparecer, al queso de cabron... buenisimo y las claras..ufff..
septiembre, que tendra...
al gordito del flotador ni caso...
FELICIDADES DESDE AQUI WAPISIMAAAAA

ojse dijo...

Es que si hubiera aparecido la Carbonero...yo habría dejado de leer, así que veo bien eso de los ayes (tú no, imagino).

Ah, felicidades

depiedraenpiedra dijo...

JAAJAJ¡¡¡herejías!!! bueno, coincidimos en los quesos. salud genin

Tinyo, el año que viene recuerda y guarda unos segundos para mirar hacia atrás, que ya te digo yo que no te convertirás en estatua de sal ni nada por el estilo.enhorabuena a ti tb.

hombre, desaparecido... tú, tu flotador y tu sentido de la orientación aún estarían por allí enganchados en algún zarzal. :P Encantada de vete por aquí txopete

Me alegro de que la entrada te haya venido bien, dani :) mucho ánimo con esas cosas nuevas, o no tan nuevas.

Como la pasión, fer, como la pasión. O como alguno tras la batalla de braveheart :) Ays, el 17...jejej

A que sí Adri?

Coincidimos con canción Manoli, a mi tb me recuerda cosas...El monte es un buen sitio para darle vueltas al tarro o dejar de dárselas. Espero tu entrada quesera :) un beso wapa.

gracias compi Me parece una genial idea que salgas a disfrutarla. Si te digo la verdad, pese a su desorbitado precio, a mi tb me apetece apuntarme...bueno, algo haré al respecto, creo que andar por ahí. Pásalo muy bien.


graaacias genin 31 ya...que fuerte!!

jejej Ya dice Adri que septiembre es un buen mes para cumplir años paco ;) el queso se sale, otro día vamos a por más. Y el membrillo ni te cuento...

jjajajaj , hubiera estado gracioso que hubiera estado la carbonero en la carbonera...gracias gracias ojse


gracias por la visita chicos, un beso!!

Paco dijo...

Es una buena costumbre citar la procedencia de las fotos. No tengo problemas en que se usen pero todos sentimos algo de satisfacción cuando vemos una foto nuestra utilizada en otro sitio.
Felicidades por tu blog.