6 de febrero de 2011

Peces de ciudad

Los viernes de febrero no son tan fieros como los pintan. Cuando hace sol el mar brilla como una plancha de papel de aluminio y la gente nos da por pasear por la playa como si nos fuera la vida en ello: feroces ciclistas, tranquilos caminantes, intrépidos patinadores, corredores que vuelan. Y yo con mi bici y sin casco. Por el mero hecho de salir, por sentir el aire cortándome el cuello y para que me lloren los ojos con razón.

Y luego a Vallat. A escalar. Para que me sangren las manos.

Y el sábado a las plaquitas. Para ver las Columbretes desde el punto donde acaba la Plana. Para pasar otro día de febrero con el sol y las rocas quemándonos la espalda. Para que el dolor sea cierto. Para subir tres quintos y atar un algarrobo a un palmito, preparándolo para el verano.

Y el domingo a recordar un camino que ya había hecho, para encontrar el camino de regreso. Hora veinticinco.



Pues me ha quedado algo inquietante la entradita...igual me dedico a ésto

6 comentarios:

Lola Steiner dijo...

La imagen del mar es cojonuda.

javi dijo...

Hola Nere

Estoy todo asustado pensando como te habrás quedado tras este finde:

Con el cuello cortado, las manos sangrando y la espalda quemada, quizás deberíamos dedicarnos escondidos en casa a jugar a la Wii XDD

Cierto lo del paseo.

Salud

charly y angela dijo...

YA VA QUEMANDO EL SOL POR AHI
EL MIERCOLES ESTUVE POR AHI Y YA SE NOTA AHORA MISMO A DISFRUTAR DEL SOL CUIDATE GUAPA
CHARLY

Genín dijo...

Tu, el caso es no parar de saltar de piedra en piedra por la madre naturaleza, haces muy bien...
Besos y salud

lola dijo...

¿Por qué no te dedicas al macramé? al menos no es peligroso.

depiedraenpiedra dijo...

Lo es Lola

XD XD como salida de Saw VII Javi XD. Pero es que nos gusta...

Charly Hace frío pero a medio día hace un sol precioso que ya empieza a calentar. Hay que aprovecharlo.

Eso es genín, ni más ni menos.

sí claro, y qué más madre

un beso chic@s, gracias por la visita.