6 de febrero de 2010

La vuelta (GR36-GR7-GR33) III

El miércoles me despertó la alarma: 5:25 AM. Habíamos quedado en el apartamento de al lado para desayunar, y cuando llego allí están todos comiendo de todo algo animados, tampoco demasiado. Colacao, galletas, plátanos, membrillo, sopa con pelotas de villafranca y fideos del 3... Café. De todo para todos.
Parece que no hace tanto frío como nos esperábamos, aún así, nos vestimos como si fuéramos a explorar la Tierra de la Reina Maud. Y, frontal en cabeza, y víveres en la espalda, comenzamos la etapa, tras la foto de inicio que salieron Ana y Areceli a sacarnos en mitad de la nada. Oscar G o la niña del GPS nos ponemos delante, supuestamente porque conocemos el camino. Este tramode GR está penosamente marcado: entra y sale de unos pastos, vuelve y revuelve a la carretera y se convierte en un absurdo lío que siempre termina unos kilómetros de carretera más adelante. De todas maneras, cogiéndoselo con filosofía, es un camino sencillo y agradable, sin tramos técnicos ni cosas raras, y a nuestros ciclistas transformados esta vez en caminantes, eso no les va nada mal.
Llegamos a San Bartolomé a la hora indicada, eso quiere decir que hemos recuperado el tiempo perdido en la salida, paramos, recogemos agua, admiramos la postal en la que estamos metidos y continuamos mientras el frío se hace cada vez más intenso con los primeros rayos de sol. La inversión térmica.
Tras San Bartolomé, el paisaje diáfano y rocoso cambia y nos adentramos en zona de pinares que nos recuerda ya que Peñagolosa está cerca. ¡¡Mira, Villahermosa!!
Pero los pueblos siempre tardan en llegar.
Oscar G se va durmiendo por el camino, y a mi me pasa igual, así que proponemos parar en un bar a tomar otro café, con lo que le gusta un bar a esta gente, creo que estarán de acuerdo. Así que paramos y redesayunamos. Será por comer.
En Vistabella nos dice un señor, y nos confirma un cartel, que nos costará 3 horas llegar a San Joan, a mi me parece que eso es demasiado para el ritmo infernal (demencial) que llevamos. Además...¿eso no era pista?.
Hombre, gracias!! eres el primero... Pero si hoy era el cumpleaños de Alfonso!! ¡¡felicidadees!! ¿cuántos era? ¿40? esa cifra ya me suena de más veces...
Oscar G va haciendo series por el camino, este chico no se salta ni un entrene. Ah, pues no...es que tiene frío.
Pasamos por Masía Roncales y su parking, y seguimos, en claro ascenso, remontando el río Carbo. Esta ruta es infinitamente mejor que la de la pista, es preciosa. Miguel toma el mando de la expedición cuando más cuesta arriba se pone, lo único que tenemos que hacer es seguirle. Como si fuera fácil. Lo otro que hay que hacer es estar delante de Rubens, que se ha autoerigido como retaguardia de grupo. Por si se nos cae algo, debe ser.
Llegamos a las Masías del Carbo y Miguel anuncia "la última riñoná". Estamos a 1000 metros,nos quedan unos trescientos. Por el camino encontramos el libro de piadas, dejamos constancia del paso de UBE ADVENTURE (¿corporativos? ¿quienes? ) y de que Alfonso cumple cierto número de años. Ya pisamos nieve, y hielo...y allá se ve san Joan ¡¡ya estamos!!, queda poquito para Chodos.
Ilusos.
Cuando llegamos al ermitorio las chicas no habían llegado. Que no panda el cúnico.
Allí estamos con nuestras tristes barritas cuando aparecen con el maletero lleno de cosas para almorzar. Aquí traemos pan.... ¿y mezcla...hay mezcla?. Vaya si había, jamón y queso. Qué cracks. Mira...dos gatos....este tiene cara de llamarse Bizcocho. Y le gusta el helado de pelotas de Villafranca.
Reemprendemos la marcha bien repuestos, a sólo una hora y media del próximo bar. Quiero decir, del próximo pueblo. Tomamos el GR33, vamos en fila, tranquilamente, ahí voy detrás mirando los pinos, pensando en que han vuelto a talar....Alzo la vista y el grupo está detenido. Miran a un lado y a otro...Creo que no es por aquí. ¿te marca bien? pues...no...se supone que es para allá... Volvemos?.... hombre, se supone que es para allá... Para allá es una dirección incierta, así que nos encontramos bajando hasta el fondo del barranco helado y subiendo cimas al más puro estilo Pasabán. Que mi voz suba hasta el monte...que mi voz baje al barranco...hasta que los jornaleros se apoderen de los campos... Nosotros, como los jornaleros andaluces. Y Rafa con sus Paredes. Yo creo que me hubiera matado hace horas si llevara unas de esas puestas. Y él tan pancho y tan contento andando sobre el hielo. El fore me marca la dirección correcta, pero no se ve pista por ningún lugar, más tarde me doy cuenta que la pista hacia la que nos dirigimos es la de la Banyadera, por eso estamos subiendo tanto. Allá abajo se ve un caseto. Y para llegar allá abajo habrá que bajar por ahí... O no, Oscar G corre como el viento a investigar, ¡¡hay una pista!! Pues es nuestra única pista, así que...para abajo. Y en un camino (equivocado) encontramos una bañera. ¿no buscábamos la banyadera?. Mi yo sarcástico (además de borde y apedreable) está a punto de estallar, debe ser que estoy algo contrariada (y cansada). Pero si estamos atajando...qué suerte. ¿llamamos a la guardia civil? Pero pronto (es un decir) pasamos sobre un puentecito en el que recuerdo que encontré a Jorge, Jesús y Fernando el día de la salida "fracaso-setera-2009". Y más adelante la cadena. ¡¡esta sí que sí!! Qué rabia da perderse, y más aún si es en la parte del camino que una mejor conoce. Bajamos hasta el plà de la Creu y de ahí tomamos el Marinet hasta Xodos. Y en el último tramo de pista la cabeza miro la hora y comprendo que terminar hoy significarán 12 horas más de camino. Son casi las cuatro de la tarde y llevamos 34 km. Necesito un carajillo.

5 comentarios:

Anna dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anna dijo...

Vaya, vaya ... buena salidita, después de tantos años programando ... chula, chula.

Bueno Nere, hasta pronto. Me mola tu blog, me gusta la forma peculiar que tienes de contar las cosas.

Un besito.

Oscar dijo...

Hay que reconocer que el recorrido a burro barra por el mas de xiquetes tuvo su encanto y puntito aventurerillo aunque sí, da rabia enredarse en un tramo así y de una forma tan tonta.
El plato de macarrones y el carajillo cayeron gloriosamente, menuda recuperación rápida.
Qué maravilla que los ciclistas hayan aparcado las bicis esta vez para darle a las patas de otra manera.
Se caga la perra con los avituallamientos que nos hacen. ¡qué suerte con todo!

Adrián dijo...

Nere,me asalta la curiosidad?lo del libro de piadas ese,es lo que hay dentro de como una cajita fuerte de metal pequeña??...ví algo así por la zona que describes cuando nuestra marcha del día 29 y me quedé pensando....; esto que carajo es??...recuerdo que por el GR 10 también ví algo igual...,pero parecía estar cerrado con llave...??¿¿¿...si es eso,al proximo que me encuentre firmaré también jeje

Es posible que un día de estos hagamos la parte que nos dejamos; Aín-San Vicente

Xaoo

depiedraenpiedra dijo...

gracias Anna!! ha costado, pero ha salido :) y gracias por lo del blog, nos leemos!

jejeje..si, a toro pasado estuvo gracioso compi Pagaría por saber qué pasaba por la cabeza de los demás :) Y sí, qué suerte!!

Hola Adri,sí, ese el libro en cuestión. Dentro dela cajita hay una libreta y un boli, allí rellenas lo que te piden o escribes lo que te parezca. Al próximo, firma, tiene su gracia el asunto. en este caso no sé que harán con ellos, pero en otros sitios los guardan y los dejan para la lectura en bares o sitios así y es divertido leer lo que pone la gente. Para lo de San Vicente...si quereis, avisad:)

un beso chicos gracias por la visita.