8 de octubre de 2010

Excursionando: otra vez Sueras.

Domingo pescadilla. Las pescadillas de domingo son un auténtico rollazo. Pero más rollazo es estar los lunes al sol. Así que punto en boca.

Lunes, martes, dos tardes dos. Y poca actividad, a parte de unas prácticas contra incendios bastante entretenidas.

Miércoles: descanso número 1. La veloz se sube a Borriol para irnos a hacer un cochinito. Y me refiero a la rutita que me pasó el Kiyo hace un tiempo, no a que decidiéramos ir a zamparnos un cochinito o que, peor aún, nos diera por revolcarnos por algún estercolero. Aclarado este punto, paso a redactar. Y lo haré tan rápido como rápida fue la salida.
PUM.
Ya está. Nos desayunamos los 13 kilómetros en hora veintidós, que a mi me parece una cosa muy buena. Y sin callar la boca, que quiere decir que vamos a ritmo de rodaje. La mar de contenta.

Jueves, pues por cosas de esas tontas que a veces ocurren a la gente, me quedé sin excursión a pie por Xiva de Morella. Pero eso sí, me lo pasé estupendamente con mi coche viendo a los compañeros subir en bici el Coll de Ares. Y comprando flaons.

El Viernes tocaba salidita excursionista por la Sierra de Espadán. Era la única fecha posible antes de que acabara el año, así que se programó con cierta prisa, descuidando que algunos estarían de resaca y algunos otros arrastraban ciertas molestias. Y en Sueras empezamos, Alfonso, Ana, Cristian, Oscar M y yo misma, por riguroso orden alfabético, que no de aparición, porque en aquel banco llevaba Cristian ya un rato sentado.
Comenzamos subiendo por la senda que conduce a los órganos de Benitandús, esa bendita senda que parace que no, pero que sube trescientos metros en kilómetro y medio. Cuando llegamos arriba Oscar M nos esperaba tumbado, yo creo que lo despertamos nosotros. Unas fotos con los órganos al fondo más tarde, seguimos por el sendero marcado que continuaba subiendo sin piedad: acorto el paso y siento que no avanzo ¿pero ésto qué es?. Pues el final de la subida hasta el mirador. Desde el mirador se veía poca cosa, así que poco rato estuvimos por allí, seguimos por la señal de "no senda", en busca del camino que debía llevarnos al Xinquer, el poblado árabe aquel que visitamos a mitad de Agosto, aquel del aljibe y la senda que se perdía entre pinchos.
Esta vez he tenido un poco de cuidado en trazar la ruta, por si los bancales, y eso conlleva que los kilómetros de pista sean a lo mejor, un poco más de los deseados, de todas maneras, senda, haberla, habíala.
Al Xinquer llegamos por un sitio diferente al que yo imaginaba, saltamos el bancal de rigor y entramos al pueblo. Visita a la iglesia, o a lo que queda de ella: el altar y unas paredes semiderruídas. Ni rastro del techo. Aquí se mojarían ¿no? jejeje.
Buscamos el aljibe. Ni rastro, a mi me parece que estaba un poco antes de llegar al pueblo, viniendo por otra senda a la que no sé cómo llegar. Algo decepcionante el pueblo, nos sentamos en una calle y almorzamos.
Y continuamos la marcha, según Topohispania hay una fuente cerca llamada "font del Xinquer" y efecto encontramos cierto nacimiento de agua, debidamente cerrado, vallado y protegido del ataque de sedientos caminantes. Porque imagínese usted que problema hubiera sido dejar una fuente accesible para que bebiera agua todo el que pasara por allí. Con lo cara que va.
Nos adentramos en un camino algo perdido entre cultivos, y desde él divisamos una balsa de riego. Alfonso le pone ojitos desde arriba. Yo creo que estuvo a punto de tirarse a ella, pero guardó la compostura. Seguimos andando.... ¡¡aquí hay una manguera con un grifo!! ¡¡pues a por ella!!
Bajamos y montamos la fiesta del agua, estaba fresca, y salía en abundancia. Nuestro seco amigo cambia la cara. Reina la alegría.
Continúamos por la senda encontrada, mucho más evidente que antes, y llegamos a una pista que podía ser el GR36. Camino a un lado, al otro...estoy algo desorientada. Debe ser por allá.

Debe ser... me adelanto y vislumbro un cruce de senderos. ¡¡el mas de la campana!! corro y la hago sonar. ¡ya sé exactamente dónde estamos!.
Continuamos siguiendo el GR36 hacia Torralba del Pinar, allá lejos se divisa el Castillo de Mauz, lugar que avisé sería nuestra última parada antes de Sueras. Eso está muy arriba.
Nuestro camino baja y baja, así que el castillo está cada vez más y más arriba. En el fondo del barranco, el área recreativa, y en ella, el cruce de senderos: uno de ellos nos dejará en Sueras en una hora, pasando por el castillo, y el otro en cincuenta minutos. Por diez minutos, no vamos a perdernos el Castillo. Así que afrontamos el último repecho con cierta alegría, menos mal que era corto.
Al Castillo no supimos entrar, trepes y destrepes de nuestros intrépidos y nosotras abajo sin intención de ir hacia ninguna parte incierta. Cuando nos rendimos, comenzamos a bajar, y un rato más tarde, llegamos a Sueras, dejando atrás 23710 metros de camino y casi seis horas de alegre marcha.
Y no me puedo olvidar del hotel Verdià en Sueras, donde comimos genial, nos explicaron algunas cosas de los alrededores, nos dieron varios folletos informativos sobre rutas del término municipal y todo ello por 10 (diez) euros.


6 comentarios:

Genín dijo...

Los flaons que no los conocía en absoluto pero que tienen una pinta buenísima, es lo que mas se me ha quedado junto con los precios que os cobraron en el Verdiá, realmente bien...jajaja
Salud y besitos

Alfonso dijo...

Una ruta muy trabajada, casi no nos distes opción de perdernos. Los órganos ni imginaban que estaban ahí, el pueblo me defraudó un poco, la manguera de agua no tiene precio, el sprint al más de la campana lo ganastes por sorpresa y a los castillos, aunque estén en lo alto siempre hay que subir aunque luego no tenga puerta para visitar, jejej. El restaurante, para recomendar. Total, organizastes un día perfecto, felicidades.

PD: tenemos que descubrir con que se dopa Oscar M. para subir así.

Oscar dijo...

Qué reguay que os lo habéis pasado.
Porfa, pásame algún track si es posible de estas de espadán. Hay mucho para recorrer por ahí y no tiene desperdicio.
Saludos.

Oscar dijo...

Vaya, el track estaba ahí y yo que no lo vi.
Pues era grande no?
Vaya pena de cerebro.

javi dijo...

Hola Nere

Calla,calla; los Lunes al Sol pffff Si al menos lo estamos y acabamos como el prota con un Oscar y no con Oscar que con eso ya veo que vas jejeje

No tenia ni idea de los flaons, ni del "habíala" que parece de la época del Al Andalus.

A seguir disfrutando

depiedraenpiedra dijo...

Están que te mueres Genín!! si te gusta el requesón... :)

la próxima pondré algún kilómetro más de bancalesAlfonso, que creo que os dan vidilla. Gracias por seguirme la corriente. A ver si al final puedo ir el lunes...

jejejej aays esa cabecilla compi. Hazlo si puedes, es requeterecomendable.

jajajaj será por oscares Javi. Y estos son más cañeros que el soso ese de la espada.

saludos chicos, gracias por la visita!!