1 de julio de 2011

Cinco miles y cincomiles.

Pues no me acuerdo del orden de los factores, en todo caso no importa, el resultado es el mismo: saliditas varias y desordenadas.

El cincomil del Grao empezó emotivo, con un minuto para la Veloz, y el pensamiento colectivo que se une al recuerdo que viene siempre conmigo. Y que vendrá.
Salimos disparados, para variar. Estos cincomiles o me matan, o me hacen más fuerte: miro el forerunner "cuatro noséqué". No sé lo que durará ésto. Miro el reloj de nuevo "cuatro nosécuánto" Menos mal que es corta. Pasamos de nuevo por la Avenida. "cuatro noséquémás". Ay mi madre.
Linea de Meta, miro de nuevo "5,100 km" Uhmm.

Final según mi crono: 5350 metros, 24:37. A cuatro treinta y seis el mil. Cuánto tiempo sin escribir estas cosas. Se nota que es verano.

Unos días antes había sido nuestro primer descanso, nuestro de nosotros tres, porque ellos dos debían trabajar por la noche. Sin embargo, los cinco nos fuimos a Torralba del Pinar con un objetivo no común pero parecido: Él quería averiguar a dónde conducían ciertos caminos y encontrar unas neveras, y nosotros pretendíamos subir a los cinco miles de Espadán, uno detrás de otro. Eso es, a las cinco montañas de más de mil metros que hay en la Sierra de Espadán. Para acometer semejante empresa cogimos un track un poco falso que creé a partir de uno de Jose Ramón y de otro del Centro excursionista de Villa Real.

Y la cosa quedó así de mona y apañada, aparentemente.


Todo empezaba bien, antes de subir el primer pico debíamos encontrar algunos cruces donde los primeros en pasar, nosotros o nuestro ciclista, dejaríamos unas señales visibles para dejar constancia de nuestro paso. Y así fuimos avanzando. El primer mil, el Pinar (1102 metros). Segunda: el Alto del Pinar. O similar, tengo mis dudas de haber llegado a lugar alguno, quizá algún día OscarG o Miguelón se decidan a pasarme el track del desastre.

A todas estas, nuestro invitado avanzaba con paso decidido, OscarG ponía el modo fustigador, Miguelón tiraba como siempre y yo perezoseaba sin demasiado ímpetu.

Pista hacia abajo: la afrontamos al trote, y ahora mismo no me acuerdo de la mayoría de lo que terminó ocurriendo, pero sé que nuestro invitado encontró al ciclista en coche y se largó con él, no sé si por eso del tobillo o porque se dio cuenta de que no teníamos ni la más remota idea de cuánto íbamos a andar ese día. Recuerdo que seguimos hasta el área recreativa de Villamalur donde había unos hombres que llevaban unos sacos con el mismo estampado que las camisetas que usamos cuando salimos en bici, de hecho, el mismo estampado que la camiseta del ciclista. Que seguimos por una pista que era el GR36 y de allí llegamos a varios cruces, el del Jinquer con la Nevera, el de alguna carretera con otra, y que por falta de tiempo, al llegar al cruce de la pista de la Íbola con la carretera de Alcudia de Veo, allí donde se toma el camino que debía conducirnos al Pico Espadán, allí decidimos tomar carretera (y no manta, que sólo eso nos faltaba con el calor que hacía) e irnos de paseo hacia Aín, donde debían estar esperando nuestros compañeros. Pero el destino había hecho que a nuestro ciclista le pasara lo mismo que a nosotros, y que hubiera decidido tomar la misma carretera a una hora similar, así que en ella nos alcanzó, llegando al bar de Alcudia de Veo. Y allí dimos por terminada la ruta, de la cual sólo guardo datos hasta el momento carretera, cuando el Fore, aburrido, decidió apagarse al ver que ya no seguiríamos su estela.
Así quedó el asunto:



Veinticuatro de recorrido, más 5 de carretera, en un montón de horas. Miles subidos: puede que uno, puede que dos, puede que tres.

6 comentarios:

Genín dijo...

Y para no perder la costumbre, tu siempre dándote palizas...
En fin, "sarna con gusto no pica"
Besitos y salud

Lola Steiner dijo...

Los cincomiles son horribles, eso de tener que bajar de 5 el km es muy duro. Pero te salió muy bien!

miguelflor dijo...

El caso es no parar, Nere, y ya veo que empiezas de nuevo a no hacerlo y eso está pero que muy bien. A ver si yo en breve puedo decir lo mismo. Sigue así!!!.

trotasendas dijo...

Hola Nerea he visto el track y subisteis tres miles el Pinar, el alto del Pinar y la Rápita. Es una ruta muy dura para hacerla ahora en verano mejor en otoño.He sudado solo de pensarlo jejeje.
Saludos

Sylvie dijo...

Así ibas el domingo, campeona!! vaya velocidades que te gastas...
Buen entrene con amigos, esos son los mejores.

Besitos.

Ps: he buscado tu mail por aquí y no lo encuentro. Dámelo si quieres, que te envíe la foto que nos hicieron.

depiedraenpiedra dijo...

;) un beso Genín!!

Ays Lola, y los diezmiles... :) que agonía de asuntos...

Buenas Miguel! Tú con tu EPI en seguida estarás a tope, y yo me alegro un barbaridad!!

Ays, pues JR, me das una alegría. Ya terminaremos esta historia con otro tiempo...qué calor!!

Velocidad terminal Syl... ;) Así llegué de reventadilla a los huertos eso...maaareeeee...

Un beso a todos, chic@s, gracias por la visita!