4 de julio de 2007

Acompañada, cunde más


Lunes. Cerrado por atasco.

Martes. A mediodía, gimnasio. 2000 metros de remo, abdominales, dorsales, lumbares...hombros. Y piscina. Seiscientos metros, de doscientos en doscientos. A las siete salgo de trabajar ¿horario de verano?. Recojo a Patrykinder, y, con sus indicaciones y mi habitual habilidad, llegamos a Villavieja. En el Parking, tiro el coche. Subir por asfalto, subir. Cuesta.
Continuamos subiendo, a trompicones. Yo voy como siempre, y Patry se pregunta por qué no va. Yo creo que va a ser por subir la rampa esa a toda pastilla. Qué calor, por favor. Fuera ropa (no toda)
Nos desviamos en una pista, y bajamos al coche. Corriendo. De nuevo corroboro que me encanta bajar y no me duele nada. Cuarenta y cinco minutos, no distancia.

Miércoles. Qué calor hace, en la ronda bolas de paja rodando y aquella música de Ennio Morricone sonando en mi cabeza. Nos vamos al pinar, nuevamente, entreno en compañía. Empezamos un poco más fuerte que de costumbre,dando vueltas. Golfistas por doquier. Y yo que no conozco ninguno. Miento. Tuve un compañero de carrera que lo era. Damos vueltas por allí, a lo que para mi es buen ritmo. Charlando charlando, llegan los veintiún minutos. "uhm, voy a bajar el ritmo o no duraré". Quince minutos más, y ya van treintayseis. "Oscar, tú habla eh...yo voy a cambiar de método." "¿paramos?", "no", "oye que si quieres paramos" "¡¡que no paramos hombre!!". La verdad es que preguntando cada cuatro minutos que cuánto llevamos, no parece que me apetezca seguir mucho más. Pero me apetece. La gorra salomon prestada calada, caladisima, sólo me veo las manos y los pies, pero me concentro y hasta me da para apretar de nuevo al final. Cincuenta minutos justos. A veces me pongo borde cuando entreno...¡pero es de buen rollo! En realidad, disfruto...
Jueves. Dolores varios + seminario aburridodelaostiadetodoeldía en Valencia. Nada de nada.

3 comentarios:

VicenteBB dijo...

¿Y esa foto?

lola dijo...

tu compañero golfista era el que vive cerca de casa ¿No?

depiedraenpiedra dijo...

La foto por aquello de que duplicando (en serie) mejoramos la cualidad que sea...y entrenando en pareja parece que la cosa mejora...

Sí madre...Omar Arias, se llama el golfista vecino. La madre es de tu pueblo y el abuelo paterno del pueblo del mío.