24 de diciembre de 2009

El portazo y los últimos días...

Y el tiempo pasa inexorable, a mi se me olvida lo que he entrenado y lo que no y de pronto se acaba el año y yo me quedo ojiplática y maniabierta ¿ya está? Y no, aún no, pero queda muy poco para que acabe este año. Y que comencemos otro. Y hasta otra década.
Pero esta noche...esta noche sólo es Nochebuena.

Mientras espero que mis amiguetes me lleven a algún lugar adornado con espumillón y bolas de cristal, yo, en lugar de maquillarme y peinarme como es debido, me dedico, bien cenada, a intentar recordar qué he hecho estos últimos 9 ¡¡¡nueve!!! días.

Veamos....

El Lunes después de Espadán, el día de la resaca, descansé de carreras e historias.
El Martes había decidido salir, pero durante el día cada vez me sentía más y más cansada...Así que salvé la papeleta saliendo a encontrarme con la veloz un ratito después de lo normal. Y me pasé de tardona, que me la encontré cuando ya se había merendado una ronda y tocaba ir hacia el Grao. 6500 metros, a 6'05".
El Miércoles....lalala
El Jueves salimos antes de lo habitual, la Veloz y la piedra, que está alcanzando un peso corporal máximo y aún no han empezado las fiestas...
Ronda va, ronda viene : 7300 metros, a 5'40".
Lástima de ese persistente que sigue rondando mi cuadril izquierdo.
Y gimnasio.....dorsales, lumbares, abdominales...
El Viernes...última noche. Piscina. Y Sauna. Y quién me iba a decir que al salir iba a cerrar del portazo, y que el cierre iba a chocar contra mi pulgar derecho...Tengo uña morada para meses.
El Sábado pescadilla. Y el domingo era domingo, y por eso supongo que fue que volví a no ir a la media maratón Paiporta-Picanya. Por tercer año consecutivo. Y el lunes...era lunes.
El Martes había quedado de nuevo con la Veloz, pero esta vez para marcarnos un desierto. Despedida desértica 2009. Pero llovía y además me acababa de levantar ¿un café? Café y bollo. Y vaya por donde que escampa ¿hacemos algo, no? La veloz, la piedra y el pastelito semidigerido rodamos tranquilamente por la pista de la autopista. Qué lástima de pastelito.
En fin, hasta el forerunner se murió de la tristeza que le provocó la salida. Y eso que no habíamos empezado mal, y que Irene siempre se porta bien en los días raros.
6 kilómetros y pico. Por la tarde aún salvé un poco la papeleta con un pequeño rato de gimnasio...

En fin. Así acabó el año en Castellón. El miércoles vueling me trajo a Las Palmas, y el vuelo fue todo un cardio-ejercicio, entre el delayed, las turbulencias, la velocidad terminal, el viento, el soponcio a aquel hombre y el correspondiente "¿hay un médico a bordo?". Pues eso, que al aterrizar el pasaje aplaudió enfervorizado, pero a mi me parece que esta vez no fue tanto por la pericia del piloto como por alegría de haber, simplemente, acabado con aquello.

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Feliz Navidad!!!!!!!

6 comentarios:

Ferrato dijo...

Así que distraido el viaje, eh. Jejeje.

Feliz Navidad!! Disfruta de esos días en tu tierra.

Oscar dijo...

Muy felices fiestas desde aquí.
No creo que te consuele pero mi báscula también sufre algún tipo de trastorno repentino.

Genín dijo...

¡Felices fiestas!
Aunque sea una aparición relámpago...
Besitos y salud, siempre...

depiedraenpiedra dijo...

Sim sim Fer, esa es la palabra...distraido. :) Gracias, disfruta tú también.

AYs Oscar...daños colaterales debe ser eso..Más felices Fiestas para vosotros!

Y a ti genín, mucha felicidad!!

Anónimo dijo...

hola nere que tal como va ese dedo que seguro dolia mas que el viaje en si
yo llevo 4 unas asi en los pies
este verano a pintarnolas jejejeje
feliz año
CHARLY

depiedraenpiedra dijo...

hola Charly! no te había visto...
la mitad de la uña está neeeegra negrísima, pero no suena hueca...ya veremos.

Feliz año muchacho!!