28 de marzo de 2010

Primaveras

Definitivamente es primavera.

El domingo
no hice más que subir a Borriol para ver llegar a meta a los compañeros que sí se meten en esos fregaos. Curiosa sensación la de estar en meta sin ni un ápice de envidia, ni sana ni de la otra. Eso sí, enorme alegría ver como allí estaban, tan campantes después de semejante cosa. Eso también es motivación. Y si no, a leer cómo lo contaba La Veloz. Por mi parte, lalala.

El lunes trabajábamos de noche, así que teníamos la mañana libre. Cambio largo le llaman a eso. Y lo aprovechamos yéndonos al desierto a subir al Bartolo, porque no puede ser posible que nadie haya subido antes Anetos y Perdidos que Bartolos. Me autodenominé guía por la cara y nos fuimos por la ruta de los 14 km, la del entrene de la marcha de invierno. El día estaba muy húmedo, pero por suerte abajo dejamos los bancos de niebla, si embargo, el paso por la Balaguera fue bastante...llamémosle Chof-chof.
Almorzamos los cinco en la cruz, es una pena que en la cima del Bartolo haya casi tanto ruido como en una carretera nacional. Al terminar, decidíamos el camino de vuelta, y parecía buena idea bajar por las Crestas, las vistas en días claros son preciosas y así la vuelta quedaría la mar de mona.
Y eso hicimos, regreso por las Crestas, Coll de la Mola, pista de la Pobla y monasterio por la senda. Fin de la salida: 16 kilómetros, mil ochenta metros para arriba, mil ochenta metros para abajo. Tres horitas y media de paz, armonía y montaña.
Martes piscina y miércoles lalala.
Jueves pescadilla y Viernes piscina discreta.
El sábado ¡¡¡¡carrera!!! ni me lo creo, me parece que es la primera a la que puedo ir en todo el año, salvando el GR-10 Extrem ese de enero. Objetivo principal: llegar a tiempo a trabajar.
Se nota que es primavera: calor, polen...gente en tirantes, pantalones cortos. Sol y sol. Y yo allí en medio, entretenida con la subidita. Pues me parece que salí con demasiado ímpetu, pero da igual, luego una se para un poco y se coloca donde siempre tuvo que estar. No hay problema. Qué alegría ver a Patry, no seré yo quien pase de largo. Poco rato más tarde, me pasa Akane concentrada.
Y seguimos subiendo, hasta el 14 no hay tregua. Y yo, tan primaveral, con algo de calor y empezando a ver lucecitas....en fin. Ya pasará, en seguida vamos para abajo. Antes de llegar al alto de la Nevera, un chico inmóvil, tumbado en el suelo me recuerda que, al final, esto es sólo una manera más o menos divertida de pasar el rato. Y que hay que tener suerte. Y cuidado. Al chico ya venían a socorrerlo.
Una vez arriba miro por primera vez el crono y me da la sensación de que no está tan mal, pero enseguida caigo en la cuenta de que, si efectivamente (casi) todo lo que quedadaba era cuesta abajo, existía algún accidente topográfico que impedía hacerlo trotando. Con la mosca tras la oreja, troto. Y pronto encuentro el barranco, que es exactamente lo que pensaba que había.
Con barranco o sin él, llego a meta, con diez minutos más que el año pasado, cuando no terminé tampoco lo que se dice contenta. Cocacola y coche, por lo menos el objetivo de llegar pronto a trabajar, lo cumplo.

El domingo estaba apuntada a la subida a Pipa, pero ya imaginará usted, y si no lo hace, yo se lo cuento, que tras los 26 kilómetros del día anterior, las 8 horitas en planta y el cambio de hora, lo de levantarme temprano el domingo llegó a alcanzar el nivel de esfuerzo sobrehumano. Así que: lalala. Cantado.

Y ahí va una de primavera ¡salud!

5 comentarios:

tinyo dijo...

Chica, pues con un poquito más de sacrificio se hace Pipa y ya está. Lo hubieras disfrutado seguro porque correr tampoco se podía demasiado con los tapones y las vistas del nuevo recorrido eran espectaculares. Al final resultó ser un pequeño paseo por las montañas de la Vall.

Genín dijo...

Me encanta que te lo pases bien y con espíritu lalala...jajajaja
Besitos y salud

Miguel dijo...

Yeepp Nere!!....una alegría volver a verte en carrera, aunque sólo fuera de manera fugaz.
...a ver si a la próxima tienes unos minutejos mas, para contar la batallita y tal, con su cervezilla de por medio :)

Un abrazoooooo

Irene dijo...

Y las ganas que tenía yo de ponerme por fin en tirantitos, con el frío que hemos pasado!!!
La primavera, es lo que tiene!!!
Tenemos que repetir lo del martes!!

depiedraenpiedra dijo...

Pues tienes razón Tinyo..pero la verdad es que lo que me apetecía era dormir. El nuevo recorrido tiene pinta de ser más duro que el anterior...lo probaré.

;) gracias Genín.

Ays, a ver Miguel! Y Enhorabuena por tu carrera. Cervecilla, entrenillo...¿vais a Azuébar? Estaremos en contacto.

jajaj, la verdad es que es mejor ir en tirantillos, pero costó al principio... Y sí, tenemos que repetir lo del martes, que estuvo muy entretenida la salidita

saludos chicos, gracias por la visita