5 de abril de 2010

/tul'us/ (y le canal du midi) O como ganar dos kilos en cuatro días.

La historia de este viaje empezó hace casi tres años, en la habitación de huéspedes más cara, más cutre y más inundada de todo el Puerto de Ibiza. Con las bicis candadas en la calle, la ropa medio mojada, y después de haber tratado con una serie de personas y personajes, al fin teníamos sitio para dormir. En la oscuridad, mi mano choca con un pequeño objeto que no sé de dónde ha caído.
Vaya, perece la luz de Patry... Patry, esto es tu lus?. Se hizo un silencio. ¿qué? Esta chica está sobada....que si ¿esto es tu lus? Otro silencio más terrible que el anterior.
Nere...¡¡esto es Ibiza!!

Desde luego no estábamos en Toulouse, aquello era su faro de la bici, y mi seseo nos dejó unas risas que se han prolongado por años.

El martes decidimos que el jueves estaríamos en Toulouse, que, siendo la Ciudad Rosa, es un lugar más que apropiado para pasar la Semana Santa. Siguiendo el hilo surrealista de la circunstancia.

El Jueves nos despertamos en un F1 de Pau, pero me parece que ni siquiera estábamos muy seguras de eso. De todas maneras, no era relevante, ya era de día. De día no importa donde esté una, al final siempre llega dónde quiere llegar. Y así fue.
La primera percepción que tuve de Toulouse fue más gris que rosada. Sería por el día, lluvioso. O por la aglomeración. Encontramos el Capitole, chapurreamos una mezcla de castellano, francés e ingles y finalmente decidimos que era tarde para empezar a pedalear y que nos iríamos a Carcasonne.
Porque, se me había olvidado comentar que, a pesar de que la finalidad de este viaje era, simplemente, conocer Toulouse, teníamos la idea de pedalear por el Canal du midi desde allí hasta la costa mediterránea, siguiendo la vía verde y los senderos que lo bordean.

En Carcasonne hicimos el descubrimiento del viaje. Resultó que todos los caminos llevaban a "La Cité" y resultó que la Cité era una ciudad medieval amurallada, patrimonio de la humanidad por la Unesco. "la Ciudadela de Carcasona". Y nosotras con nuestras bicis en el coche, allí plantadas ante semejante barbaridad.
Después tocaba buscar alojamiento, que estando en una ciudad tomada por españoles pascueros, parecía a priori complicado, pero no lo fue tanto.

El viernes ya tocaba hacer algo un poco más movidito, así que con alforjas (yo) y con mochila tamaño familiar (ella) comenzamos a pedalear. Nada más comenzar conocimos a tres alavesas ciclantes que tenían un plan parecido al nuestro, suponiendo que nosotras hubiéramos tenido un plan. Ni plan ni mapa. Ni certeza de cuántos kilómetros teníamos por delante.
El paisaje era idílico. El canal con sus barquitos de recreo, los árboles en cada horilla, las ramitas en el camino en constante llaneo... Era tan bonito que Patry decidió parar cada cinco kilómetros. Puede que no fuera por la belleza del paisaje, sino porque cada cinco kilómetros era necesario inflar de nuevo su rueda delantera, la cual, tres cámaras cambiadas más tarde, revisadas la llanta y la cubierta, nunca supimos arreglar. Momentos patrocinados por Rubens, dueño legítimo de nuestro único hinchador.
Pedaleando llegamos a Trebes. ¿almorzamos? faltaría más.
De Trebes a Marseillette. De Marseillette a Puichèric. ¿comemos? Faltaría más. Y también, un café avec un peu du lait. Prometo no hablar de la letrina que me encontré tras la puerta que rezaba "toilette".
De Puichèric a Homps. ¿merendamos? por supuesto.
De Homps a Argent Minevois.
De Argent Minevois a Lèzignan-Corbiéres.
Qué raro, es de día y ya tenemos sitio donde pasar la noche. Y donde cenar, por supuesto. Quatre crêpes, s'il vous plaît.
El sábado amaneció triste. Casi lluvioso, y la rueda, totalmente deshinchada. Decidimos llegar a Narbonne por carretera. Patry mete la directa, y allí llegamos. En total hemos pedaleado la friolera de 75 km. Estamos hechas unas cracks de la bicicleta. En fin...
Por la noche ya estábamos de vuelta en Toulouse, donde escribimos una nueva página del futuro libro "Trucos para disimular el glamour".
El domingo teníamos un plan. Otra vez. Operación diezmil. Habíamos visto un cartel de un diezmil pegado por la ciudad, y Rubens amablemente nos había buscado el punto de salida, que casualmente estaba cerca de nuestro F1. Hasta nos habíamos comprado un pantalón de correr la tarde de antes. Lástima que llovía a cántaros, pero, de todas maneras, iba a ser una buena formal de ver Toulouse en una hora...Si no fuera porque el circuito era a dos vueltas.
De todas maneras estuvo genial, diez kilómetros al ritmito (mío, claro está) con Patry por allí, desahogada, grabando momentazos, y al final 54 minutos con un montón de segundos, que hasta poco me parece para ir como íbamos. Y con una rosa nos recibieron en el estadio.
Qué lástima que el viaje haya sido tan corto. Seguiremos inventando.

Hoy es Lunes. Y mañana Martes. Y sigo de vacaciones.

10 comentarios:

Genín dijo...

¡Que rico!
¡Que envidia mas insana y envidiosa!
¿Y sigues de vacaciones?
¡Que tia!
Besitos y salud

Lola Steiner dijo...

Jder! Qué plan más chachi!!!
Me lo tendré que apuntar para prepararme para futuras lides bicicleras. :D

A la próxima avisame!!!!

Alfonso dijo...

La de juego que puede llegar a dar la luz de una linterna...genial. Felicidades a las dos.

Adrián dijo...

Al final lo habéis conseguido,eh!?..jeje...si es que no hay nada que no se os resista.Que pasada!!

Me pienso lo de Puerto-Puerto.Mola mucho.Lo que nos podría tirar para atrás es que es sólo 15 días antes del TMLL,pero....

javi dijo...

Hola Nere

Vaya con el Tu-lus jajaja Pues como tb tengo seseo lo tendré en cuenta :)

¿Se ha aclarado ya lo de la bici? Recuerda que soy bricoman y os puedo echar una mano jajaja

A seguir disfrutando de las vacaciones y el deporte

javi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
javi dijo...

Hola Nere

Vaya con el Tu-lus jajaja Pues como tb tengo seseo lo tendré en cuenta :)

¿Se ha aclarado ya lo de la bici? Recuerda que soy bricoman y os puedo echar una mano jajaja

A seguir disfrutando de las vacaciones y el deporte

PS: espero que no lleguen 5 veces, pero es que no me lo deja enviar... pffff

Ferrato dijo...

Así que de "ruta gastronómica"... Eso sí son vacaciones...

;-)

Oscar dijo...

Alaaaaa... qué envidia mas guay.
La de cosas que hay para ver por ahí.
Va a haber que salir del país por algún lado.
Felicidades por el viaje.

depiedraenpiedra dijo...

Hoy último día...mañana a currar. Qué duro se me va a hacer... ays

A la próxima te aviso Lola

Gracias Alfonso. Y por lo del Quijote también!

Piénsatelo Adri y ya te digo algo a última hora..aún está en veremos

Hola Javi! Pues creo que aún no lo ha arreglado...jkejje..pero me parece a mi que va a cambiar la reda completita.

Pues claro Fer ¡¡vacas!!

Gracias compi Dentro del pais o fuera...la cosa es ver.

un beso chicos, gracias por la visita.