26 de mayo de 2010

De Puerto a Puerto, un año más tarde.


Y precisamente ya era Jueves. Rubens nos dejó amablemente en el Grao, como el año pasado, y desde allí comenzamos la andadura Oscar G y yo. Me costó un ratito darme cuenta de que tanta insistencia para que tomáramos todos un café se debía a que era él quien quería un café, pero en cuanto lo supe, me pareció una estupenda idea. Para evitar tomarlo en un lugar que se me antojaba cutre, elegimos (o elegí) otro que resultó que no tenía luz ni agua en el baño. Que ojo tengo.
Esta vez no tomamos el camino de la depuradora, olores que nos ahorramos, sino que seguimos por el carril bici de Avenida del Mar hasta la faraónica obra del dichoso bus guiado, que sigue recorriendo un único kilómetro y cuyo trazado hasta este proyecto de estación es aún una gran incógnita. Eso sí, el desvío provisional a causa de las obras hace que ya todos sepamos donde está el Celebrity Lledó. Montaremos allí una gran fiesta cuando terminen las obras del trolebús.
Charlando de estas y otras cosas llegamos a Castalia y de allí seguimos hacia la cantera por el mismo, mismito camino del sábado pasado: el GR33, el sender de la lluna plena.
La noche está clara y despejada, así que nos las prometemos felices y tranquilos. Voy quizá algo despistada, menos mal que Oscar conoce bien el camino. Van pasando las horas y durante ellas me da tiempo de pensar, hablar e incluso de encontrar una suerte de motivación para lo que queda hasta verano. Eso se mereció una foto.
En Useres paramos a comer, tranquilos, en una parada de bus. Hemos llegado exactamente en el tiempo previsto. Y saliendo de Useres comienza a amanecer, que es sin duda una de las mejores cosas de estos paseos nocturnos.
Llegamos a San Miquel de les Torrecelles (km50) diez minutos más tarde de lo que debíamos, así que eran las 8:10 de la mañana, y allí estaba Germán de apoyo moral y el resto del equipo para seguir la ruta: Miguelón, Carlos, Ana y Fermín. Ya estamos los seis. Y todas las cosas de comer que les había pedido. ¡¡¡Cocacola!!!
Antes de subir la Lloma me encontraba con fuerzas, sin embargo, al poco de comenzarla...me voy. Me voy. Me quedo. Menos mal que no hay cuesta que cien años dure, y afortunadamente esta no es demasiado larga. En la bajada nos encontramos con una alambrada electrificada. Qué bien. Uno a uno fuimos dándonos calambrazos y de pronto aquella alambrada había saltado de su sitio y teníamos la obligación moral de colocarla como estaba. Y la tarea no era fácil por aquello de los chuchazos, y pronto tenemos a Miguel cogiendo el alambrito con unas ramas, y a Carlos haciendo equilibrios sobre un tronco, y a Oscar metiendo la mano y a todos colaborando mientras yo decido que me gusta la situación y que voy a grabar un video.
El castigo divino fue el mareo que me dio al levantarme. Menudo desastre está empezando a ser ésto. Suerte de glucosport en pastilla que me regalan y que en breve me permite recuperar un ritmo aceptable de marcha.
Llegando a Xodos para Miguel a saludar al mismo paisano del año pasado, que cuidaba las mismas vaquitas o unas parecidas. No me parece que sea necesario llegar hasta el pueblo, a fin de cuentas el año pasado no lo hicimos y pasamos por una fuente... Este año haremos lo mismo. Aunque no sé exactamente qué camino tomamos que no recordaba la fuente como lo que encontramos esta vez, que más que fuente era abrevadero. En fin, sea como sea, quien tenía que repostar, repostó.
Y atacamos el Marinet. Otra vez. Y otra vez se me tenía que atragantar. Por Dios, menos mal que no era la MiM ese día. Pero bueno, esta gente es comprensiva y me espera.
Llegamos a San Juan media horita más tarde de lo previsto, unos minutos antes de que también apareciera la última remesa. Me acoplo en un banco bajo los arcos y pienso que de ahí no debería moverme nunca más. Tampoco pasa nada si te retiras aquí, dice OscarB. Pues pasar pasar, no pasaría nada, pero tampoco es para tanto....

Así que, tras sacarnos alguna foto y despedirnos de Ana, Araceli y Oscar B, salimos los seis de antes más Rafa y Alfonso sin agua. Deben ser ambos de secano.
Se supone que quedan unos once o catorce kilómetros. Más o menos, y que la mayor parte es pista porque no sabemos el estado del PR que nos llevaría directos. Quizá era este: PR TE 31 .
Pista pista y más pista, me decido a trotar levemente cuesta abajo porque es muscularmente necesario. Tras la pista, el sendero con su bajada hasta el río y su posterior subida hasta el pueblo. Y luego, la llegada. La larga llegada. Un último escalón y ya lo tenemos, compi. Otra más.

Qué buena comida después, que a pesar de estar muerta de sueño, hace que me ría mucho. Gracias a todos, chicos. Sobretodo a las asistencias, por llevarnos comida a San Miquel, subir a vernos, trasladar a unos y otros... Qué equipazo. Otra para el Ube Adventure que ahora se va de ruta unos cuantos días.

Por cierto, 82 km, 16 horas y media. Creo. Ya me pasarás el track, compi. Y las fotos...

3 comentarios:

Lola Steiner dijo...

Qué lola estás hecha, tronca. Me flipa.

Oscar dijo...

Bueno compi, yo también espero que sea anual, de hecho parece que se va implantando. Tuvimos suerte con casi todo. La noche estupenda, con buenas vistas y temperatura. Un poquito de calor por el día pero muy bien. El equipo estupendo, las asistencias de lujo, como siempre. El arreglo de llegada con ducha y buen menú, carajillo, pacharán y anécdotas cojonudo.
No se puede pedir más, colega.
P.D. Espero que hayas pillado camino con esa motivación encontrada por el sendero.

depiedraenpiedra dijo...

aaaysss todo se paga lola ;)

Compi, 100% de acuerdo contigo :)